¡SARA TIENE LÍMITES!

21-06-11

COMUNICADO DE : ASOCIACION PROTECTORA DE ANIMALES Y PLANTAS SARA

- Un niño le preguntó a su madre: “¿Por qué Noé no metió a todos los animales en su Arca para salvarlos?”.
- Y la madre le respondió: “porque no cabían, cariño, porque no cabían”

Con esta pequeña metáfora queremos dar sentido a la difusión de este comunicado. Aunque parezca de perogrullo decirlo, Sara es como el Arca de Noé, tiene un espacio físico limitado; NO CABEN MÁS ANIMALES.

La capacidad del albergue es de 155 canes y 60 felinos, pero en la actualidad estamos en una situación de desbordamiento en la cual casi superamos los 300 animales. En el último mes se han producido un gran número de abandonos y no podemos permitir la entrada a más animales de los que nuestras instalaciones son capaces de albergar.

Los animales tienen sus derechos y no podemos vulnerar su bienestar, pues ellos son nuestra responsabilidad, y por ellos debemos velar. Una masificación de animales supondría un hacinamiento que causaría un aumento de enfermedades infecciosas, ataques entre perros, estrés para los gatos, reproducciones de plagas de parásitos, y por supuesto mucha mayor dedicación del personal para atender correctamente a estos animales. También el aumento de animales supone un incremento de gastos desorbitado, cuestión crítica para nuestras arcas teniendo en cuenta el poco apoyo institucional.

Es por ello que con este comunicado queremos apelar a la comprensión. Hacer entender a la población que SARA TIENE LÍMITES, y cuando alguien acude al refugio a dejar a un animal, hay muchos factores a tener en cuenta:


- El primer factor es el espacio (si no hay no se puede inventar).

- La segunda cuestión a tener presente son las características del animal, o sea, no es lo mismo una perra pequeña que un perro macho adulto grande, ya que por cuestiones de dominancia y carácter es más complicado meter en una jaula juntos a perros machos territoriales, ya que se podrían suceder peleas. También debemos recordar que las zonas están delimitadas por las características y edades de los animales, por lo que en un momento dado puede haber hueco para un cachorro pero no para una hembra adulta de raza grande. Tenemos listas de espera para cada una de las zonas. En ocasiones a las personas se les pide que esperen a que haya hueco y muchas veces no tienen que esperar más allá de dos o tres días (en base al número de adopciones y características del animal adoptado).

- Un tercer factor a considerar es la urgencia de la entrada de ese animal en cuestión; si alguien nos trae a un animal en unas condiciones de maltrato o desnutrición que se ha encontrado deambulando por la calle, se le procuran todas las atenciones veterinarias que necesite y residirá en una zona habilitada para estos casos hasta que se logre una mejoría y pueda ser adoptado. SARA corre con todos los gastos de operaciones que haya que practicar a este animal y con todo el tratamiento posterior.

Con lo anterior lo que queremos explicar es que existe un protocolo establecido para las entradas de animales pero siempre siguiendo el principio que nos rige a todos los que amamos a los animales: SU PROTECCIÓN. Y en ocasiones nos encontramos con la incomprensión de las personas que acuden allí a dejar animales. En muchas ocasiones exigen la entrada del animal en el albergue. Existen quienes llevan animales que se han encontrado abandonados y otros quienes van allí a abandonar a sus propias mascotas (algunos han sido compañeros fieles de sus dueños durante años, pero esta fidelidad les es devuelta de esta manera: “si no lo recogen aquí en Sara, lo llevo a eutanasiar”). Estas situaciones se repiten a menudo y desde Sara queremos hacerlas públicas porque ya son muchos años de impotencia silenciada, de tragar palabras que quieren escapar pero que queman por dentro, sabiendo en muchas ocasiones que las excusas de abandono son sólo eso, EXCUSAS.


Cansados estamos de oír siempre la misma “cantinela” de los motivos de los abandonos, cansados estamos de que incluso nos lleguen a insultar, cansados estamos de llegar por las mañanas y ver cómo nos han dejado cajas al lado de los contenedores llenos de gatitos recién nacidos, de perros atados a las puertas, de perros atropellados por haberlos dejado sueltos cerca de Sara pero sin percatarse (o sin importarles, que cerca hay una carretera), de perros lanzados a través de los muros (cuestión por la que tuvimos que subir la altura de éstos), y así un largo listado de “sinsentidos”…que nos causan dolor… PERO nuestro amor por los animales nos hace superar estos sentimientos y los transformamos en fuerzas para seguir luchando, es por ello que cuando decimos NO a la entrada de un animal, somos los primeros en sentirlo desde lo más profundo de nuestro corazón mitad humano mitad animal. En ocasiones se nos hace responsables del futuro de ese animal: “si no lo recogen lo voy a dejar en la carretera para que lo atropelle un coche”. Éstas son algunas de las frases que hemos tenido que oír, en otras ocasiones nos responsabilizan de estos abandonos diciendo “si no los recogen aquí tendré que abandonarlo”. Esto no nos impide seguir realizando nuestra labor porque somos muy conscientes de que el responsable primero y único es aquél que con una falta de previsión y una mezcla de insensatez e irresponsabilidad, se hizo cargo de un animal al que luego decidió abandonar. Nosotros sólo somos un punto de equilibrio en el cual tratamos de menguar las consecuencias de los abandonos, buscando una segunda oportunidad para estos animales. Pero repetimos: “NO PODEMOS DAR CABIDA A TODOS LOS ANIMALES DE LANZAROTE”.

Gracias a los voluntarios, a las casas de acogida (personas que se llevan animales a sus casas hasta que haya espacio en el albergue)… gracias a todas las personas que de una manera u otra apoyan y nos ayudan en esta labor…Gracias a todos ellos continuamos, y no claudicaremos ante la incomprensión, ante los irresponsables, ante los que no respetan la vida animal…Es por ello que Sara continuará con su labor en la isla, pero apelamos a la comprensión una vez más para poder trabajar de manera coordinada y siguiendo un protocolo.

“…Y Noé contó que la última especie en subir al Arca tenía dos patas…era el hombre, que cual animal también quería ser salvado” .

 

 

 

 


 

+ Historias de animales

+ Historias de animales

+ Historias de animales-

+ Historias de animales-

+ Historias

+ Historias

+ SaraEduca

+ SaraEduca

+ Artículos

+ Artículos