Sahar, apaleada en su cabeza para morir abandonada

30-01-16

La pasada noche del 29 de Enero, una chica circulaba con su coche por Famara cuando de repende se percató de como una podenco deambulaba por plena carretera. Al poder acercarse a ella para poder rescatarla, se dio cuenta que sangraba en su cabeza, boca, cuerpo... ¡una imagen terrorífica para cualquier persona sensible con la vida animal!

A pesar del miedo no dudó ni un segundo en seguir a la podenca para ayudarla y rescatarla, como ya sabemos todos, los podencos son perros que al sentir miedo, huyen. Y a pesar de estar muy malherida, la podencia huía como podía... pero la chica no se rindió y continúo tras de ella.

Una vez ya estaba cerca de ella, se dispuso a cogerla para subirla al coche, su ropa, sus manos, sus brazos se llenaban de sangre de la pobre podenca, a pesar de que los podencos suelen ser perros delgados, el gran tamaño que tienen hacen que cogerlos se haga pesado y más para una persona sola. Por lo que pidió ayuda a los coches que por allí pasaban... pero nadie paró a ayudarla.

La situación que vivimos los que amamos a los animales es muy triste, el querer ayudar a un animal, pedir auxilio a las personas que pasan y que te ignoren, es frustrante, agobiante, triste...

Pero no por ello se iba a rendir, finalmente la pudo atrapar, coger sola para subirla al coche y acudir rápidamente a una clínica de urgencias...




La podenquita no paraba de vomitar sangre, y se sentía muy dolorida...

A la mañana siguiente, esta mañana día 30 de Enero, al comprobar en la clínica que la podenca no tenía chip y por tanto ser un perro abandonado, la trajeron para nuestras instalaciones, y aquí en nuestro albergue, se encuentra la podenquita, a la que hemos bautizado SAHAR, en honor a esa persona que como cual heroína, la rescató.

Tras examinar a Sahar pudimos ver que tenía una herida en pleno centro de su cabeza, seguramente por ser apaleada en su cabeza para que muriera provocándole graves heridas y un inmeso dolor...




En estos momentos, Sahar está en estado crítico, sigue vomitando y sus aullidos del dolor son estremecedores, hemos tenido que sedarla para que no sufra tanto dolor... estamos consternados de ver lo que es capaz el ser humano. Del golpe que ha sufrido es muy probable que su ojito izquierdo lo pierda, lo tiene muy malherido.



Esta pobre podenca, este pobre animal indefenso, ha sido golpeado para matarlo, seguramente la podenquita pudo huir cuando la dieron por muerta... y ahora se encuentra en nuestro albergue gracias a que alguien de buen corazón luchó por ella ... por salvarla... ahora nos toca a nosotros luchar por ella y que Sahar viva! y conozca la parte buena del ser humano, porque no todos somos iguales!!


¡Gracias a todas las personas que no miran a otro lado, que no se rinden y luchan por ellos! Por los que NO TIENEN VOZ!

¡SAHAR NO TE RINDAS! ¡LUCHAREMOS POR TI!